El sueño de África: Escatrón solidario

Por 2 Noviembre, 2016Entrevistas, General

Una reunión de hermanos. Un viaje conjunto para mantener esos lazos que nunca habrán de perderse. África. Senegal: y en lo más remoto, a orillas del Río Gambia, Badián, una pequeña aldea. Un flechazo. El mismo que Alberto aún lleva clavado en su corazón porque África, una vez te atrapa, jamás te suelta.

Badián está a más de 4700 kilómetros de Escatrón una distancia física que gracias a la iniciativa de Alberto Ballabriga queda reducida a lo que tarda en llegar un vuelo de avión cargado de solidaridad.

A raíz que en la vida te empiezan a faltar las personas más cercanas… Nuestro hermano Carlos propuso hacer un encuentro entre los hermanos… para no perder el contacto… a veces pasa cuando faltan los padres. Organizó un viaje a Senegal, único, a las entrañas de ese país. Me enamore de África, Senegal y de Badián en particular.

Alberto Ballabriga, voluntario de la ONG Campamentos Solidarios

Alberto Ballabriga, voluntario de la ONG Campamentos Solidarios

¿Por qué decides que tienes que ayudarles?

Me robaron el corazón en los quince días del viaje, tuve el tiempo suficiente para entender que aun viviendo sin ninguna comodidad, sin neveras, sin reservas, sin lo que aquí consideramos que es lo normal para vivir, te acogen, comparten y te sonríen. La sonrisa jamás se les borra de la cara.

La misma sonrisa que Tito muestra orgulloso cuando ve las fotos de sus chicos, los que ha dejado allí. Piel oscura, sonrisa blanca, ojos claros como su verdad… niños como los nuestros capaces de sonreír mucho más que los nuestros. Y de un modo más sincero. ¿Qué tiene la mirada de un niño de allí que no tenga la mirada de uno de aquí?

Compresión, sensibilidad, humildad, ternura, profundidad, paz, bondad, miseria… pero también ilusión y esperanza. Te destroza esa mirada esa blancura de ojos penetra en tu corazón, en tu alma. No te exige nada como ocurre en los países más avanzados y esta descripción no es una utopía.

Badian1 (1)

Dalakoye (12)

DSC_0284 - copiaCon todo, su discurso, el de Alberto, es pesimista. Cree que en nuestra mano esta el mirar de frente a los problemas pero destilan sus palabras cierta dosis de fatalidad. ¿Crees que estamos concienciados con lo que ocurre en África?

Desde un tiempo a esta parte en España estamos viendo muy crudas realidades, es verdad. Particularmente pienso que tenemos la costumbre de mirar para otro lado con este tipo de situaciones. Comprendo que la mayoría de las personas ya tienen suficiente con poder sacar adelante a sus familias o a ellos mismos. Es tremendamente complicado, más aún cuando parece que molestemos a los que realmente debían hacer algo… Por decirlo de una manera realista, sobramos gente en el mundo.

No podemos evitar hablar de un presente que nos sobrecoge. De gentes que se lanzan al mar para salvar lo más preciado, sus vidas y la de sus familias, mientras otros miramos a cualquier otro lado donde la luz no sobrecargue nuestras retinas de remordimiento. ¿Qué opina de la inmigración? Senegal es un país de emigrantes. ¿Es tan severo el panorama como para tener que abandonar casa y familia en busca de una vida mejor?

No sé si estoy equivocado. Con nuestra presencia saben que hay mas evolución y todos queremos evolucionar, al vernos a nosotros saben que se puede vivir un poco mejor… es cuando comienza para mi el declive de la felicidad ya que de lo contrario si aún sabiéndolo muchos de ellos son felices, imaginad que pasaría si no supieran que existen un más allá.

Ahora a Alberto es pura nostalgia. La sale ese lado idealista que dice que el hombre es bueno en su entorno natural si no lo contaminan otros hombres. Un discurso roussoniano que queda superado por una globalización que, desafortunadamente, no a todos nos ofrece lo mismo.

Ellos trabajan para comer, juegan al futbol, cantan, bailan conversan y al no disponer de tanta tecnología el calor humano y el contacto es constante. Qué reuniones después de cenar o después de comer o a la hora del té, qué risas y qué unión emocional.

Niños en Badián

Con todo, Alberto, como estratega que ha sido en Badián, sabe que las guerras empiezan a ganarse con las pequeñas batallas y que debe volcarse en ambos frentes si quiere conseguirlo. ¿Qué damos importancia aquí que allí no tienen?

Abrir el grifo y que salga agua, darle al interruptor y que se encienda la luz, abrir la nevera y encontrar comida, enchufar la lavadora y que te lave la ropa, abrir el armario y vestirte, un buen sofá o una buena cama, televisión….etc. Por deciros algo más emocional… poder adquisitivo: yo soy más que tú al disponer de más.

consulta letrina (58)

¿Y ellos? ¿Qué deberían aprender?

Sobretodo la concienciación de los habitantes de la zona, que comprendan que no es todo la ayuda sino luego la conservación de lo que se les pone, dona o instala… que intenten no continuar con la fe de que la magia negra puede curar a los enfermos… que entiendan que la medicina hace un bien inmejorable.

Porque más allá de esos grifos, esos interruptores, esas comodidades, hay en África cuestiones que desfilan entre la de vida y la muerte. Qué falta por hacer? ¿Qué es lo más urgente?

Es imposible acabar de hacer todo tipo de ayudas allí, nunca se podría acabar por hacer, os lo aseguro. Sanidad, ropa, luz, agua potable, infraestructuras… son de lo más importante.

¿Qué conocimientos crees que necesita un cooperante de una ONG para ser útil? Antes de contestar, Alberto quiere puntualizar y nos deja bien clara la diferencia entre cooperante y voluntario.

No me considero cooperante si no voluntario, el cooperante esta mucho más allá, en principio cobra si no tengo entendido mal y tiene el privilegio de estar de una forma casi continuada en la zona de trabajo. Contestando a la pregunta, no es necesario tener ninguna cualidad solo corazón ganas de trabajar, ayudar y que no te afecten en ciertos momentos las cosas más duras que puedas ver en la vida.

Porque allí la vida es más real que la de aquí, también la muerte: 42 niños de cada 1000 mueren al nacer. Y debemos tomar la noticia como positiva si pensamos que las muertes se han reducido un 300% desde 1960.

¿Qué trabajos has llevado a cabo allí?

Bueno al llegar, los seis primeros meses fui con los planos para construir la primera fase de una especie de instituto en una de las zonas más pobres de Senegal. Ellos a los doce años ya no tiene más educación y tiene que marchar a otros lugares estudiar. La mayoría ya no estudian más dado que no tienen dinero para poder trasladarse y se quedan allí.

Alberto acabó su escuela. Pero siguió adelante. Porque cuanto más haces más ves lo que puedes hacer y porque nunca, como nos recordaba él mismo, termina por ser suficiente.

Al año siguiente les coloque las placas solares para que pudieran tener algo de luz, sobre todo para el centro de salud, una de las funciones más fundamentales que se realizan. Al año siguiente volví a continuar con las placas solares en el campamento. También a través de Campamentos Solidarios ayudamos a los comedores escolares con pozos de agua.

Y nos cuenta que son de necesidad, para evitar parásitos de aguas contaminadas que hinchan las barrigas de los más pequeños y para que las enfermeras tengan agua limpia para atender a unos partos más que naturales. Alberto no está sólo, aunque a veces pueda parecerlo. Tiene el apoyo de la infraestructura de la ONG Campamentos Solidarios. Y sobre todo, el de sus vecinos y amigos. En Escatrón tampoco estás parado. ¿Qué eventos organizas para seguir ayudando desde la distancia?

Tengo la suerte de contar con diferentes entidades como el Ayuntamiento, el Centro de Tiempo Libre, la Asociación Rueda… con ellas voy haciendo un poquito de lo que se puede hacer desde aquí. Reunimos dinero, linternas, ropa, hacemos alguna carrera, charlas con fotografías… Recogemos balones zapatillas, medicamentos… pedimos ayuda económica a los vecinos para poder enviárselos

Y aquí es cuando el texto destila una nueva nota si no de pesimismo, sí de resignación.

…aunque no es lo mismo que estar in situ y en contacto con ellos.

¿Cómo describirías la implicación del Ayuntamiento?

Tengo que decir que me enteré un poco tarde de que el ayuntamiento dispone de subvenciones para este tipo de eventos, cuando lo hice me puse manos a la obra y en colaboración con Campamentos solidarios presentamos proyectos. No puedo decir otra cosa que agradecer la colaboración de El ayuntamiento e Escatron. Hasta hora llevan tres años ayudándome . Gracias

¿Cómo es Badián? Y nos cuenta Alberto lo que nos cuenta y cambias un río por otro y un siglo por otro y uno tiene la impresión de que Badián se encuentra a menos distancia de Escatrón de la que marcan los mapas.

Es una calva en medio de la sabana que está al lado del rio Gambia. Un lugar lleno de silencio solo interrumpido por los hipopótamos, la voz de sus gentes y el cantar de las aves al amanecer… es una buena manera de despertar ¿no os parece?. Tiene su poblado donde viven y el campamento construido por Campamentos Solidarios para potenciar un poco esa parte de Senegal que está abandonada por los dirigentes. El río les da unas posibilidades que no disponen otros poblados de los alrededores. Por la noche es todo paz, solo rota por los jambes, los cantos, a veces por las mascaras que deambulan a sus alrededores y por los hipopótamos que cuando rugen parece que los tienes dentro de tu choza. El lugar más maravilloso que he conocido para apreciar las estrellas… parece que las puedes coger con la mano… Y sus preciosos atardeceres, tan rápidos que casi no se dejan atrapar.

veintiseis junio (11)

 

vista de la choza (14)

 

DSC_0050

¿Cuál es tu reto personal? ¿Qué te gustaría conseguir?

Que no me olviden que me tengan siempre en su corazón que un trocito del mío ya se quedo allí. Aspiro a mucho, aunque soy consciente cada día está más complicado conseguir subvenciones y ayudas y entiendo que las personas se cansen de que pida para ayudar a las gentes de Badián. Es una tarea muy complicada a día de hoy pero no cejaré en el empeño de poder ayudar aunque sea un poquito a esa gente que tantas lecciones y que día a día me enseñaron a vivir con poco con humildad y con ilusión. Pienso que me han aportado más ellos a mí que yo a ellos. Sé que volveré algún día… Cómo suena eso ¿verdad?. Lo haré

¿Es cierto que una vez la conoces, África te atrapa para siempre? ¿por qué?

África, el continente de la magia, los inmensos paisajes, la vida salvaje y sobretodo de la eterna sonrisa…….lamentablemente, de la improvisación y la extrema pobreza. África es olor, huele, huele a corazón humano, es el continente de la teranga, (hospitalidad) África te da paz, sosiego en tu interior, es verdad que no en las ciudades si no en los sitios recónditos de la selva, sábana que muchos de los africanos no saben ni que existe. Lo mejor, la amabilidad de sus gentes su cordialidad o sus amaneceres y atardeceres.

boda MAkhan uno (6)

Alberto acaba la entrevista henchido de África, clavada como la lleva en su corazón, grabada a tinta en su piel, a fuego en sus recuerdos.Quiero que penséis en una frase que me dijeron nada más llegar y que jamás se me olvidará: A vosotros os mata el tiempo, nosotros matamos el tiempo.

consulta letrina (50)

Haz un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Para saber más sobre el uso de cookies